facebook pixel
Diseño web Bilbao Conquista Internet

94 654 89 81   634 584 090

Por qué te has equivocado al no hacer Black Friday

Un año más, el Black Friday ha generado trillones de ventas y casi la misma cantidad de críticas y rechazo de personas preocupadas por el consumismo excesivo. Entiendo que entre la población haya personas críticas con el Black Friday, pero que lo rechacen empresarios no puedo entenderlo ni compartirlo.


Por empresario entiendo a cualquier persona que gestione un negocio, desde un autónomo hasta el gerente y/o dueño de una empresa más o menos grande.


Que personas que tienen un negocio y, por tanto, están para vender, rechacen radicalmente el Black Friday y se enorgullezcan de no hacerlo es un síntoma más de lo mal que entendemos en esta sociedad el servicio a los demás que es la venta.


La semana pasada, varios clientes me preguntaron ‘¿vais a hacer Black Friday?' Ante esta pregunta tienes dos opciones: despotricar y quejarte de que te llamen por el Black Friday y no durante el resto del año o, lo que me parece más razonable, pensar en la posibilidad de hacer el Black Friday y conseguir unas ventas extra.


He oído muchos casos de dueños de tiendas quejándose de que el viernes entraba la gente preguntando por el descuento del Black Friday. Me gustaría saber si esas personas, al decirles que no, compraban algo o se iban en busca de otro comercio del mismo tipo que sí hacía Black Friday.


Llámalo Black Friday, rebajas, descuentos o X. Desaprovechar una oportunidad de vender es siempre un error, sea cual sea tu negocio.


Nuestra empresa se estrenó en esto del Black Friday el año pasado. Tengo claro que ha venido para quedarse, por mucho que protestemos. El año pasado ofrecimos un buen descuento ese día. Vendimos mucho más que la media habitual, evidentemente.


Me alegré de que esas personas contrataran nuestros servicios ese día porque cuando yo vendo, lo que estoy haciendo es solucionar problemas.


Eso es vender: solucionar problemas o cubrir necesidades de personas/empresas.


¿Qué problema hay en que el viernes de Black Friday entren en tu tienda 500 personas más que lo normal y compren cosas? ¿Que un porcentaje de ellos se convierta en cliente habitual y vuelva a comprarte? ¿Acaso vendes cosas de mala calidad, que no sirven para nada, estás engañando a la gente o tus productos van a mejorar su vida?


¿Qué actitud tienes cuando vendes? ¿Te molesta que te compren demasiado? ¿Estás por ello contribuyendo al consumismo desaforado?


¿Y si esas personas que preguntaban por el Black Friday querían aprovechar para aprovisionarse para una buena temporada? ¿O estaban haciendo una compra que iban a hacer sí o sí, y esperaron al viernes dichoso para ahorrarse un dinero?


Celebro que tengas unos fuertes valores, yo también los tengo, no nos gusta la sociedad en la que nos hemos convertido, pero la solución a los problemas del mundo no está en poner barreras a la gente que quiere comprar tus cosas.

 

Cyber Monday

El 'cybermonday' de Sephora, que vende cosméticos...


Uno no puede estar en misa y repicando. Si has decidido dedicarte a vender, debes ir a por todas. Te doy 5 consejos:


1.- Revisa el concepto que tienes de la venta, porque es negativo. Y eso seguramente esté jugando en tu contra.


2.- Observa el comportamiento de empresas exitosas. Si ellos hacen el Black Friday, tú también debes hacerlo. ¿O es que sabes más que ellos? ¿O eres de los que cree que las grandes empresas son malignas, son la causa de todos los problemas del mundo y no son ejemplo para nadie? Si crees esto, también está jugando en contra de tu negocio.


3.- El Black Friday es un gran ejemplo de lo tremendamente bien que funcionan los descuentos. Invéntate tus propios Black Fridays cuando te apetezca para estimular tus ventas y lograr nuevos clientes.


4.- Escucha a las personas, sobre todo a quienes son tu cliente potencial. Si tu cliente demanda el Black Friday, debes dárselo si no quieres perderlo. Debes adaptarte a lo que quiere tu cliente, no al revés.


5.- No hagas caso a personas que no sabes de marketing o ventas a la hora de tomar decisiones de este tipo. Lo más probable es que el 99% de tu entorno trabajen por cuenta ajena, piensen que vender es lo peor y que Amancio Ortega es el demonio. Busca el asesoramiento de verdaderos expertos y fíjate en lo que hacen empresas de tu sector más grandes que tú. Y si el año que viene te decides a hacer el Black Friday, tómatelo en serio, infórmate y fórmate, porque tan malo como no hacerlo es hacerlo mal.


No olvides nunca que estás para vender: para solucionar problemas, para cubrir necesidades, para hacer mejor la vida de tus clientes. De la mentalidad vendedora que seas capaz de desarrollar depende la supervivencia de tu negocio.