diseño web bilbao

Dominios de internet: cómo elegir el mejor y qué hay que hacer para comprarlo

El dominio es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de preparar nuestra página web. Deben elegirse con cuidado el nombre y la extensión, y hay que registrarlo y renovarlo cada año con una empresa de confianza.

 

El dominio de una web, es decir, lo que sigue a las famosas ‘www.’, tiene un papel fundamental en el éxito o fracaso de la página. Su elección debe ser fruto de una reflexión calmada sobre quiénes somos, qué hacemos en nuestro negocio y a quién queremos dirigirnos. Una vez escogido, comprarlo es mucho más sencillo y barato de lo que suele pensarse: cuesta en torno a 12 euros (hay que renovarlo cada año) y los trámites equivalen a realizar una sencilla compra online.

 

Una vez registrado, el dominio nos pertenece y nadie podrá usarlo excepto nosotros, salvo que acordemos venderlo a un tercero. Hay todo un sector dedicado a la compraventa de dominios, como se explica en esta noticia de El Norte de Castilla, donde relatan que en su momento se pagaron 13 millones de dólares por www.sex.com, el dominio más caro hasta la fecha. O cómo el avispado dueño de www.ikeavalladolid.com tiene a la venta el dominio por 9.999 euros.

 

Como se ve, comprar dominios cuya cotización se prevé al alza puede llegar a ser una gran inversión.

 

 

 'www.euro-vegas.eu' tiene dueño desde 2006… y no es Sheldon Adelson (noticia: tudiariodeapuestas.com).

 


Cómo acertar con el nombre y la extensión

El dominio se compone de dos partes: el nombre y la extensión (‘.com’, ‘.es’, ‘.org’…). El nombre ideal es el de tu negocio, pero cuidado: no puedes poner tildes ni usar la letra ‘ñ’ (lo habitual es sustituirla por la ‘n’). Tampoco es aconsejable utilizar guiones y recursos similares. Es cuestión de sentido común: lo más importante es que tu dominio sea fácil de memorizar y escribir.
 

Hace unos años, el nombre del dominio era importante en términos de posicionamiento. Es decir, si en el nombre aparecía alguna palabra clave que coincidiera con las búsquedas de Google, la página web aparecía destacada en los resultados. Hoy no es tan relevante: tener un dominio tipo ‘www.cartuchosdetintabaratos.com’ no te garantiza aparecer entre los primeros en Google si alguien busca ‘cartuchos de tinta baratos’.

 

 

El nombre del dominio no es un factor importante para el posicionamiento de tu web en Google.

 


En este post de nuestro blog detallábamos los factores más importantes para que tu web aparezca en las primeras posiciones de Google.

 
La elección de la extensión de dominio sí es importante en términos de posicionamiento. La extensión ‘le dice’ a Google en qué país estamos, algo fundamental porque Google tiene en cuenta el factor geográfico a la hora de mostrarnos resultados. Cada país tiene adjudicado un dominio, ‘.es’ en el caso de España. Según Red.es, el organismo que regula la adjudicación de dominios con esta extensión en España, el 50% de las web existentes en el país acaban en ‘.es’.
 
No obstante, muchas empresas optan por el ‘.com’, ‘.org’ o ‘.net’, indefinidos geográficamente. Es interesante si crees que tu empresa puede estar en el futuro en otros países. Si por cualquier motivo escoges o ya tienes un domino que no sea ‘.es’, deberás ‘decirle’ a Google que tu página es española. Es un trámite técnico sencillo pero que deberás encargar a un profesional. 
 
Una vez decididos nombre y extensión, tienes que comprobar que el dominio está libre. Si es ‘.es’ puedes hacerlo en la web de Red.es. Si la extensión es otra, prueba en la web de cualquier empresa registradora de dominios. En Red.es hay un listado con un centenar de agentes registradores que operan en España.
 
Las webs que venden dominios suelen tener un buscador para que compruebes si el que quieres está disponible.
 
 
 

Cómo comprar tu dominio

Una vez hayas comprobado que el dominio que has elegido está disponible, comprarlo es una gestión muy sencilla. Compara empresas y precios y elige la opción que más te convenza. El coste suele estar en torno a los 12 euros.

 

Una vez registrado a nuestro nombre, el dominio no puede ser utilizado por nadie más. Los dominios se contratan por un año, renovable anualmente de forma indefinida. Cuando se acerque la fecha de caducidad, la empresa te avisará vía mail. Además, hay un plazo posterior a la fecha de caducidad en el que el anterior propietario tiene prioridad para comprarlo. En cualquier caso, recuerda bien la fecha en la que te toca renovar el dominio. Para curarte en salud, puedes comprar los derechos para varios años: es bueno para el posicionamiento de tu web  y además las empresas te ofrecerán mejores precios.

 

Al comprar el dominio, es interesante hacerse también con los derechos de los dominios similares al nuestro. Es habitual comprar los dominios ‘.es’, ‘.com’, ‘.net’… Así evitamos que otros usen nuestra marca en internet. Es recomendable comprar ‘.es’ y ‘.com’, y ten en cuenta que un experto tendrá que redireccionar el que no vayas a usar a tu página web.

 

Si tienes una empresa con proyección internacional o que, por ejemplo, vende o tiene previsto vender en países vecinos (Francia, Portugal...) quizás te interese comprar los dominios de dichos países: ‘.pt’ para Portugal, ‘fr’ para Francia…

 

No escatimes cuando se trata de dominios: son muy baratos y te cubres las espaldas.

 

 

Tras introducir el dominio que deseas, las empresas te indican las extensiones en las que está disponible (imágenes: www.domiteca.com).

 

 

Seleccionas los que quieres comprar, introduces tus datos personales y bancarios y los dominios son tuyos por un año.

 

 


¿Cómo saber de quién es un dominio? 
Para terminar, una curiosidad. Puedes saber a nombre de quién está registrado cualquier dominio en las webs ‘Whois’, como www.whois.es. Aparece la empresa propietaria y, en ocasiones, la persona que ha registrado el dominio y sus datos de contacto.

 

 

Apple Inc. es dueño del dominio www.apple.com desde nada menos que 1987, según Whois.es.

 


Recuerda: los dominios son parte fundamental de las páginas web, pueden hacer que estas triunfen o fracasen. Medita bien cómo quieres que sea y no escatimes gastos: compra la extensión elegida y al menos una segunda, para asegurarte de que nadie utiliza tu nombre en internet. Y no te olvides nunca de renovar los dominios cada año para no perder los derechos sobre ellos.