diseño web bilbao

Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar un ordenador

No hay que ser un gran experto para comprar el equipo que más nos conviene. Eso sí, hay que fijarse en las especificaciones técnicas más importantes y, sobre todo, hacerse la siguiente pregunta: ¿para qué voy a usar el ordenador?

 

Comprar un ordenador nuevo suele traer bastantes quebraderos de cabeza. Las tiendas nos abruman con datos técnicos que no entendemos y cada vez hay más tipos de ordenador además del tradicional pc de sobremesa.

 

Los ordenadores ya no son lo que eran: hoy triunfa el portátil por su movilidad, los equipos multimedia invaden los salones y nos sorprenden aparatos tan innovadores como los portátiles con teclado extraíble que se convierten en tablet. Sin olvidar los equipos integrados: son los que nos hacen dar vueltas alrededor del monitor buscando el ordenador sin encontrarlo, porque monitor y equipo forman un solo dispositivo...

 

Hasta hace unos años, el pc era la opción más recomendable por su potencia, versatilidad y resistencia frente al portátil, pero estos han avanzado muchísimo y han terminado por ganar la batalla al ordenador de sobremesa por su movilidad y la creciente autonomía de la batería. Hoy se puede disfrutar de un buen portátil por 500-600 euros.

 

Si se te pasara por la cabeza comprar un ordenador Apple, son aparatos de muchísima calidad pero también mucho más caros. Si no eres fan de la marca (te encanta su estilo y tienes un ipod, un iphone y un ipad) y eres un usuario normal de ordenador, no te va a compensar tanto gasto.

 

Un aparato para cada uso y usuario

Lo primero que tenemos que preguntarnos a la hora de comprar un ordenador es: ¿para qué voy a usarlo? Una persona sin grandes conocimientos de informática, que se dedica a navegar, ver películas y utilizar los programas de oficina tendrá suficiente con un portátil de 600 euros. Un fanático de los videojuegos buscará un equipo de sobremesa potente y con un monitor espectacular. Un profesional que trabaje en el ámbito del diseño o multimedia también requerirá un ordenador de mayor calidad.

 

Descifrando las especificaciones

En la tienda de ordenadores, si no nos ayuda el dependiente seríamos incapaces de comprar un ordenador. Las especificaciones técnicas son complicadas y nunca tenemos muy claro qué es mucho o poco. ¿Me llega con 500 GB de disco duro? Y si guardo los archivos en el disco duro… ¿qué es eso de la memoria RAM?  ¿Cómo elijo la mejor tarjeta gráfica?

 

A la hora de comprar un ordenador, las principales variables a tener en cuenta son las siguientes:

 

1.- Procesador.

2.- Disco duro.

3.- Memoria RAM.

4.- Tarjeta gráfica

5.- Duración de la batería (en los portátiles)

6.- Peso (en los portátiles)

7.- Tamaño pantalla/Monitor.

 

1.- Procesador

La marca más reputada y conocida es Intel. Identificarás sus diferentes versiones con la letra ‘i’ seguida de un número. A partir de ‘i5’ está bien, la versión más reciente es ‘i7’. Además, fíjate en la velocidad, que se mide en Ghz (gigahercios). En torno a 3 Ghz está muy bien.

 

Intel tiene una marca 'barata', Celeron, de prestaciones más bajas, a la que puedes recurrir si tu presupuesto es apretado. Además están los ordenadores AMD, un poco más baratos pero también de menor calidad que los Intel.

Si puedes pagarlo, opta por un Intel; si necesitas algo más barato, un AMD. Y si andas realmente ajustado de dinero, elige un Celeron.

 

2.- Disco duro

El disco duro marca la capacidad de almacenamiento de tu equipo. 500 GB es más que suficiente para un uso casero. Hay pcs con 1 TB (terabyte), pero no necesitas tanto a no ser que quieras guardar en tu ordenador las 35 temporadas de tus series favoritas (y ni con eso lo llenarías).

 

3.- Memoria RAM

La memoria RAM crea mucha confusión porque para memoria ya tenemos el disco duro, ¿no? Pues no: la RAM es otro tipo de memoria y muy importante, por cierto. Cuanta más memoria RAM tenga tu ordenador, más capacidad tendrá para ejecutar diferentes programas a la vez y con mayor rapidez. Se mide en GB (gigabytes): 4 está bien, 8 muy bien.

 

4.- Tarjeta gráfica

No te compliques la vida. Para un uso estándar no necesitas una tarjeta gráfica espectacular. Cualquiera de las marcas Radeon o Nvidia te dará un gran servicio.

 

 

5.- Duración de la batería

Si has pensado en un portátil, es fundamental la duración de la batería. Hoy se habla de baterías con un número determinado de celdas. Cuantas más celdas, mayor duración. A partir de seis horas está bien.

 

6.- Peso

Fundamental si vas a llevarte el portátil a todas partes. El peso es una variable que suele encarecer el portátil. Los modelos ultrabook son súper ligeros y finos, si vas a estar cargando con él todo el día quizás te interesen. Por lo demás, los portátiles tienden a ser cada vez más ligeros. Fíjate cuánto pesan los equipos que te interesen y tenlo en cuenta a la hora de decidir.

 

7.- Tamaño de pantalla/Monitor

En la misma línea, un portátil pequeño pesa mucho menos que uno de gran pantalla. La decisión aquí depende del uso que vayas a darle. Si has pensado utilizarlo para ver películas, desde luego no elijas uno de 10 pulgadas… Pero si necesitas un portátil para moverlo mucho y utilizar, por ejemplo, programas de oficina, puede venirte muy bien uno de pantalla reducida.

 

Si compras un pc, la elección del monitor también es importante. En materiales, lo último es el LED frente al tradicional LCD. Cuida más nuestra vista y es más respetuoso con el medio ambiente. Y en calidad de imagen, tendrás que fijarte en su resolución. A partir de 720 píxeles verticales se consideran HD, alta definición, y a partir de 1080, Full HD.

 

Ten cuidado con el tamaño del monitor: no sirve de nada tener muchas pulgadas si luego la resolución de la imagen proyectada es baja. Se recomiendan monitores de hasta 23’’ para evitar el efecto pixelado que provocan las imágenes con poca resolución.

 

Si tu monitor es HD o Full HD y la imagen no lo es, lo verás como en la parte derecha de la imagen y cuanto más grande sea el monitor, peor.
 
 

Resumiendo: a la hora de comprar un ordenador pregúntate para qué lo quieres. No tiene sentido comprar un Ferrari para ir a hacer la compra. Pregunta por el procesador, el disco duro, la memoria RAM y la tarjeta gráfica. Y si compras un portátil, vigila la duración de la batería y el peso y tamaño de la pantalla.