diseño web bilbao

Protección de Datos sancionará a Google

La Agencia Española de Protección de Datos ha abierto finalmente un procedimiento sancionador a Google tras los últimos cambios en la política de privacidad de la compañía. Se le imputan cinco infracciones graves y una leve contra la Ley Orgánica de Protección de Datos.

 

Falta de información clara, ausencia de finalidades específicas para varios servicios, tratamiento desproporcionado de los datos de los usuarios, conservación de datos por tiempo indeterminado… Son algunas de las infracciones que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) menciona en el procedimiento sancionador que acaba de abrir a Google.


Los cambios en la política de privacidad de Google en marzo de 2012 encendieron las alarmas en Europa. Google unificó 60 normativas de sus diferentes servicios en una sola, mezclando información de los usuarios no ya sin su permiso, sino sin informarles de ello siquiera. Esto significa, por ejemplo, que si creamos una cuenta en Gmail, nuestros datos se mezclarán y tratarán sin nuestro consentimiento junto con los usuarios de Youtube, Blogger, Picasa, Google Docs…

 

Parece ser que lo que Google entiende por "proteger tu privacidad" no coincide con las leyes europeas...


Como informamos en su momento en el blog, la UE remitió una ‘carta de recomendaciones’ en la que instaba a la compañía a hacer los cambios pertinentes para ceñirse a la legislación vigente y evitar la sanción correspondiente. Google contestó a esta misiva que su política de privacidad cumplía la normativa europea y ha seguido operando sin cambio alguno, lo que dio pie a la creación de un grupo de trabajo en el que han colaborado las agencias de protección de datos de Alemania, Francia, Holanda, Italia, Reino Unido y España.


En nuestro país, la AEPD señala como indicios de infracción por parte de Google los siguientes:

1.- Google no informa claramente sobre el uso que va a hacer de los datos que recoge de los usuarios, por lo que estos no pueden conocer de forma precisa qué fin justifica la recogida de sus datos personales ni la utilización que se hará de los mismos.

 

2.- En el marco de la unificación de políticas de privacidad, es posible que Google pueda combinar la información personal de un servicio con la de otros y utilizarla para otras finalidades. La ausencia de información por parte de Google podría implicar que el tratamiento de datos que realiza fuera ilegítimo.

 

3.- Google podría estar haciendo un tratamiento desproporcionado de los datos de sus usuarios, ya que en su política de privacidad advierte de que podrá utilizar los datos recabados de forma ilimitada en todos sus servicios, presentes y futuros.

 

4.- Google podría estar conservando los datos de sus usuarios por tiempo indeterminado o injustificado. La ley establece que los datos personales deben ser cancelados una vez que hayan dejado de ser necesarios o pertinentes para la finalidad para la que fueron recabados, y Google los mantiene más allá de estos plazos.

 

5. La AEPD considera que el ejercicio de derechos por parte de los usuarios podría verse obstaculizado e incluso impedido, ya que las herramientas que ofrece Google para ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición se encuentran dispersas, no están disponibles para todos los usuarios, son incompletas y aparecen con denominaciones que no siempre se corresponden con la materia que se trata.

 

Políticias y principios de Google

La política de privacidad de Google objeto del procedimiento sancionador puede consultarse en su web.

 

La AEPD española ha imputado a Google Spain y Google Inc. la presunta comisión de cinco infracciones graves de la LOPD, sancionables con multas de 40.001 a 300.000 euros, y una infracción leve sancionable con multas de 900 a 40.001 euros.

 

La duda que nos queda es: si Google paga estas multas, insignificantes para una compañía de su tamaño, ¿podrá seguir operando como si tal cosa? Veremos cómo responde la compañía a este proceso sancionador, ante cuya amenaza no ha mostrado hasta la fecha una gran preocupación.