diseño web bilbao

Pero… ¿qué es eso del software libre?

Hace unos días conocíamos la noticia de que la ciudad de Munich, en Alemania, va a distribuir miles de discos entre sus vecinos con una copia de Lubuntu, un sistema operativo parecido a Windows XP pero gratuito. Después de nueve años de trabajo, Munich ha completado hace poco lo que llama su liberación informática: todos los ordenadores de la administración municipal funcionan ahora con software libre en lugar de Windows, lo que les ha permitido ahorrar en este tiempo 10 millones de euros en costes de licencia de software.


En España, Extremadura ha migrado a software libre 40.000 ordenadores utilizados en las instituciones públicas. Lo que han hecho Munich y Extremadura podemos hacerlo nosotros en nuestra casa o empresa y ahorrarnos también un buen pico.

 

Gracias a los avances tecnológicos y su abaratamiento, los ordenadores han pasado de ser un artículo de cierto lujo a un producto de consumo, que usamos y tiramos sin darle demasiadas vueltas. Cuando compramos un ordenador (no Apple), en el 100% de los casos trae instalado el sistema operativo Windows de Microsoft, empresa que ha tenido y tiene muchos problemas con la justicia por sus prácticas ilegales, gracias a las cuales ha monopolizado el mercado.

Lo primero que debemos saber es que el sistema operativo Windows cuesta dinero. Concretamente, la actualización de tu equipo a la última versión, Windows 8 (dando por hecho que ya tienes Windows en tu ordenador) cuesta 119’99 euros.

 

Windows cuesta mucho dinero, aunque no lo parezca.

 
Y tú pensarás: ‘pues a mí nunca me han cobrado eso cuando he comprado el ordenador’. Pero sí, te lo han cobrado, incluyendo esa cantidad en el PVP del equipo. Lo que nadie te ha dicho nunca es que tu ordenador puede funcionar con otros sistemas operativos que no sean Windows, y que son gratis y más seguros. Y que también puedes utilizar programas similares a los de Microsoft Office (Word, Excel, Powerpoint…) pero gratuitos, además de otras muchas aplicaciones que están en internet esperando que nos las descarguemos y las usemos sin coste alguno.

 

OpenOffice, la alternativa libre a los programas de oficina de Microsoft Office.
 

Estas herramientas se han desarrollado bajo la filosofía del software libre, según la cual quienes adquieren un programa deben tener total libertad para usar, estudiar, modificar, adaptar, hacer copias y mejorar dicho programa, cosa que no permite, por ejemplo, Microsoft. Pagas 119,99 euros pero no eres dueño del programa, sólo puedes usarlo bajo las muy estrictas condiciones que impone la compañía. Y no se te ocurra hacer copias si no quieres ser acusado de pirata.


Siguiendo la corriente del software libre, programadores en todo el mundo desarrollan aplicaciones que comparten con la comunidad de forma altruista. Otros programadores pueden adaptar y mejorar estos programas libremente y los usuarios no expertos tienen a su alcance programas de calidad, en constante mejora y gratuitos.  

En la web de la Fundación del Software Libre (en inglés) encontrarán información sobre esta filosofía. En internet hay muchas páginas con listados de programas gratuitos para descargar, entre ellos el 7zip, del que hablamos en nuestro último post. Una página recomendable es este Catálogo de Software Libre:

 

La lista de programas libres descargables es infinita.

 

Es cierto que pensar en cambiar de sistema operativo o en dejar de usar el Word después de tantos años da un poco de vértigo y, por otro lado, son cambios que debe realizar un usuario de cierto nivel que quizás no tenemos a mano. Sin embargo, es importante que seamos al menos conscientes de que existen alternativas, y además gratuitas, a los productos de Microsoft. De lo contrario seguirán imponiéndonos sus programas, con sus elevados precios y sus estrictas condiciones.