Diseño web Bilbao Conquista Internet

94 654 89 81   634 584 090

El posicionamiento web no se compra a plazos

Últimamente, cuando estoy explicando a la gente en sus negocios cómo son las páginas web que hacemos, me preguntan mucho: ‘¿y lleva posicionamiento?’, ‘¿y cuánto posicionamiento lleva?’, ‘¿y cuánto vale el posicionamiento?’, ‘¿cuánto hay que pagar al mes por el posicionamiento?’…

 

Así, como si el posicionamiento fueran patatas que se pueden comprar al kilo.

 

Hace cuatro días nadie sabía lo que es el posicionamiento, hoy es el palabro de moda. Me alegro, porque eso significa que aumenta el conocimiento general sobre el mundo online, las webs… Pero está visto que aún hay mucho descoloque sobre qué es exactamente esto del posicionamiento. O SEO, que es lo mismo.

 

Mucha gente me cuenta que “es que me ha llamado la empresa X y me ha ofrecido posicionamiento por tanto al mes”.

 

Hay quien tiene página web y quien no, y a todo el mundo le ofrecen el famoso posicionamiento.

 

Si les preguntas más detalles, no saben explicar qué les han ofrecido exactamente… ¿Te ha pasado esto alguna vez?

 

A base de escuchar estos comentarios, he llegado a algunas conclusiones y me gustaría aclarar algunos conceptos para que todos sepamos a qué atenernos cuando nos llaman ofreciendo cosas:

 

1.- El posicionamiento sin página web no existe

 

El posicionamiento es, como su nombre indica, la posición que ocupa una página web en Google. Resumiendo mucho. Si no tienes página web, no puedes tener posicionamiento.

 

Puede ser que si buscamos tu negocio en Google aparezca por ejemplo tu página de Facebook, pero eso sería posicionamiento de Facebook, no tuyo.

 

2.- El posicionamiento depende de la página web, pero también de otros factores externos.

 

Hay una serie de factores de los que depende que una página web tenga un buen posicionamiento. Algunos son técnicos: propiedades del código de programación, el diseño responsive, la velocidad de carga, etiquetas internas…

 

Otros son propios del contenido: cosas que ponemos en el texto, en las fotos… En la parte visible de la web.

 

Y otros son ajenos a la página web. Por ejemplo, el número de visitas que tiene la web. Te pueden hacer una gran web y que luego no reciba visitas.

 

En este caso el problema no estaría en la web, tienes que promocionarla para que se visite.

 

3.- Si tu web está bien hecha, ya ‘tiene’ posicionamiento.

 

Si tu web no tiene los factores técnicos que hemos mencionado, empezamos muy mal. Es difícil que posicione bien. Pero si tu web está bien construida, la materia prima para un buen posicionamiento ya la tienes, no la vas a perder y no tienes que pagar nada al mes por ello.

 

4.- El posicionamiento externo a la página web sí puedes trabajarlo.

 

Se puede mejorar haciendo todo lo posible para que tu web sea más visitada, actualizando los contenidos, compartiéndolos a través de las redes sociales, consiguiendo que mencionen tu página en otras webs…

 

Si te llaman y te hablan en estos términos puede ser acertado escuchar la propuesta. Pero me temo que no van por ahí…

 

5.- Cuando te venden ‘posicionamiento’… ¿no te estarán vendiendo anuncios de Google?

 

Es la conclusión a la que he llegado. Si te hablan de pago al mes por tiempo ilimitado y no se meten en la web, ni te gestionan un blog o las redes sociales… Me temo que lo que te están vendiendo es publicidad de Google, los anuncios Adwords.

 

Diseñarán unos anuncios sobre tu negocio y los publicarán, y te los cobrarán. Tu web aparecerá bien visible en Google, claro, porque estás pagando.

 

Eso no es posicionamiento. Eso es publicidad, y cuando dejes de pagarla, desaparecerá.

 

El posicionamiento es otra cosa. Es trabajar en tu web, y con tus redes sociales y blog entre otras cosas, para ir construyendo poco a poco una presencia seria en internet. Es un trabajo a medio-largo plazo. No se puede comprar el posicionamiento.

 

Sí puedes contratar a una empresa para que haga todo eso por ti: gestionar los contenidos de la web, etc. Y también puedes contratar los anuncios de Google, que funcionan muy bien por cierto, pero siendo consciente de lo que contratas: publicidad.

 

La publicidad sí se compra a plazos. El posicionamiento, no.