diseño web bilbao

Cambia las contraseñas de internet ¡ya!

El anuncio por parte de Google del gravísimo agujero de seguridad que afecta a internet ha tenido un efecto indeseable: se ha desvelado la vulnerabilidad de millones de usuarios, algunos de los cuales estamos teniendo problemas estos días para acceder a servicios online. Mientras se normaliza la situación, es conveniente que cambiemos todas nuestras contraseñas de internet.

 

Anteayer recibí un mail extraño en una de mis cuentas Gmail de Google. El asunto decía ‘Se ha evitado un inicio de sesión sospechoso’ y en el mensaje, Google me decía que alguien en Colombia había intentado acceder a mi cuenta  y que el intento había sido bloqueado ‘por si se trataba de un caso de piratería informática’. 

 

Me invitaban a pulsar un enlace para cambiar mi contraseña de mi cuenta y zanjar el problema. Vi el mail de refilón en un momento en el que estaba ocupada y lo dejé para más adelante. Unas horas después retomé el asunto y tuve verdaderos problemas para acceder a esta cuenta y cambiar la contraseña. Google me decía que la cuenta había sido deshabilitada, aunque finalmente conseguí recuperarla.

 

mensaje advertencia google

 

Supongo que he sido víctima del anuncio que este lunes hacían precisamente desde Google, comunicando el descubrimiento de un gravísimo fallo de seguridad en uno de los programas de cifrado de datos más utilizados en el mundo. Evidentemente, la compañía quiso advertir de la necesidad de revisar o actualizar los sistemas afectados, pero el anuncio ha tenido también el efecto indeseable de dar a conocer que millones de personas somos susceptibles de ser atacadas en nuestras cuentas de internet. Y a algunos les ha faltado tiempo para ponerse a ello.

 

El fallo afecta a un sistema de cifrado de información que utilizan dos de cada tres servidores de internet en el mundo. Es decir, casi todos, incluidas entidades bancarias. Pero en este caso debemos estar tranquilos: la seguridad en las transacciones financieras por internet es (casi) a prueba de bomba, a pesar de que fallos como este puedan afectarle parcialmente.

 

En cualquier caso, todo el mundo se ha apresurado a actualizar sus sistemas para eliminar el agujero y volver a la normalidad cuanto antes. Mientras tanto, ¿qué podemos hacer los ciudadanos de a pie? Estar atentos por si Google, Facebook, Yahoo u otras compañías de internet nos avisan de intentos de uso fraudulento de nuestras cuentas, extremar las precauciones en las transacciones económicas y (esto nunca está de más) cambiar ahora mismo las contraseñas de todos los servicios de internet que utilicemos.